Estás en: ›› ›› 5 seres que reciclan nuestra basura

5 seres que reciclan nuestra basura

“Solo no puedes, con amigos sí”, predicaban en La Bola de Cristal. Los humanos hemos llegado a un punto en el que solos no podemos deshacernos de la ingente cantidad de basura que generamos. Así que hemos buscado amigos en otras especies. Hay un montón de seres vivos que nos pueden ayudar a eliminar y reciclar plástico, desperdicios electrónicos o gases contaminantes. Aquí una selección:

 

Gusanos ‘comeplástico’

Gusanos 'comeplástico'

Autor: Yu Yang

Cada año se producen unos 310 millones de toneladas de plástico. En Europa producimos 60 millones y el 30% acaba en vertederos. Los científicos buscan maneras para reducir el volumen de basura plástica. Los bichos podrían ser la clave. En concreto, las larvas de un escarabajo, más conocidas como gusano de la harina.

Científicos de la Universidad de Standford han averiguado que pueden alimentarse hasta llegar a la fase adulta exclusivamente de poliestireno, el plástico típico de las bandejas de comida congelada o para embalar. Estos animales tienen en su aparato digestivo unas bacterias que les ayudan a descomponer con éxito este plástico en dióxido de carbono y pequeñas bolitas de estiércol, que se pueden usar para abonar cosechas.

Estos mismos científicos han identificado otros insectos que comen plástico, como las larvas de las polillas del armario, que se alimentan con gusto polietileno, el principal componente de las bolsas de plástico.

El siguiente paso es averiguar qué otros insectos pueden alimentarse de otros plásticos conflictivos, como el polipropileno (se usa para ropa y piezas de automóvil) o las microesferas (se usan como exfoliante). También investigarán en busca de un equivalente a los gusanos comedores de plástico en el medio marino porque la acumulación de plástico en los océanos es uno de los grandes desastres de la humanidad.

 

Esperma de pez para reciclar basura electrónica

Esperma de pez

Autor: Ron Wong/USFWS

Montañas de frigoríficos, televisores, aparatos de aire acondicionado, lavadoras, ordenadores se acumulan en distintos puntos del globo. Cada año generamos 40 millones de toneladas de basura electrónica. Entre los artículos más valiosos se encuentran los circuitos, los teléfonos móviles y discos duros. Son preciados porque contienen unos elementos químicos muy difíciles de extraer de la naturaleza, las tierras raras.

Buscando una manera de reciclar las codiciadas tierras raras, un equipo de científicos de la Universidad de Tokio ha descubierto algo insólito. El esperma de salmón es sólido e insoluble, es decir, tiene la consistencia ideal para capturarlas cuando están disueltas en agua. Los científicos han probado a sumergir semen de salmón en agua rica en una tierra rara concreta, el neodimio. Se quedaba pegado al semen.

El método, aún en desarrollo, podría ser un éxito, ya que es barato porque la materia prima es fácil de conseguir ya que la industria pesquera japonesa descarta y devuelve al mar toneladas de peces.

 

Algas que capturan CO2 en las autopistas

 

Uno de los lugares menos apacibles y más contaminados de la ciudad, un viaducto sobre una autopista, puede convertirse en un lugar de regeneración medioambiental gracias a un original sistema de reciclado de CO2 basado en algas.  Es una idea de The Cloud Collective para el festival de jardinería de Genève: Villes et Champs.

Se trata de un entramado de tubos transparentes que contienen agua y algas en su interior. Estas crecen alimentadas por el sol y el dióxido de carbono que emiten los coches. Lo completa una estructura de acero que sustenta el equipo necesario para mantener vivo el circuito, como turbinas, filtros y émbolos.

El invento tiene una doble función medioambiental. Además de capturar el CO2, las algas resultantes sirven como biocombustible, materia prima para cosméticos o comida.

 

Plantas mutantes que limpian los campos de batalla

Plantas mutantes

Millones de hectáreas en todo el mundo están contaminadas por TNT y otros explosivos tras una guerra o una gran construcción. Las plantas mutantes podrían ser la solución para limpiar esos suelos tóxicos, según una investigación de la Universidad de York. Las plantas mutantes son de la especie Arabidopsis thaliana, la más usada y conocida en los laboratorios. Los científicos han mutado algunas semillas usando los métodos tradicionales de agricultura. De todas las germinadas solo prosperaron en suelos contaminados las que carecían de una enzima como consecuencia de la mutación. Gracias a ello, la planta es capaz de capturar el TNT y eliminarlo del suelo. Aún está en fase experimental.

 

Bacterias que reciclan plástico

Bacterias

Autor: CSIC

Desde hace años los científicos tienen puestos los ojos en las bacterias de la especie Pseudomonas putida. Vive en el suelo, el agua y las raíces de algunas plantas. Les encanta comer sustancias que son contaminantes para los humanos. Entre ellas, el PET (tereftalato de polietileno), el plástico de las botellas de agua. Lo descomponen desde el punto de vista químico en trocitos más pequeños, que pueden ser reutilizados para dar forma a nuevos artículos.

Los científicos del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) quieren dar una vuelta de tuerca a este fenómeno. Están trabajando en averiguar la manera de que la bacteria produzca, al comerse el plástico, otra molécula de interés comercial. Su sueño es ir a un vertedero de plástico, inocular un baño de bacterias y regresar al cabo de un año y observar que ya no están los plásticos y en su lugar hay una nueva sustancia valiosa.

Mostrar comentarios (3)