Estás en: ›› ›› La cadena de reciclado de vidrio, un ejemplo de sostenibilidad

La cadena de reciclado de vidrio, un ejemplo de sostenibilidad

La cadena de reciclado de vidrio es en realidad un círculo en el que los envases vuelven a la vida infinitas veces. A diferencia de lo que sucede con otros componentes, el vidrio se puede reciclar en su totalidad, al 100%. Se trata de un ejemplo perfecto de sostenibilidad y de economía circular.

¿Pero en qué consiste la cadena de reciclado? Te lo contamos paso a paso.

1. Los ciudadanos y profesionales hosteleros comprometidos reciclan vidrio en un contenedor verde. Sin ellos no puede iniciarse el proceso. Para facilitar esta labor en España existen más de 211.000 iglús verdes, lo que supone una de las tasas de contenerización más altas de Europa.
2. Comienza entonces la recogida selectiva. Gracias a la separación de residuos iniciada por el ciudadano las empresas especializadas en el transporte de los envases de vidrio recogen, en camiones especiales para un solo material, los residuos del contenedor.
3. Los envases llegan a las plantas de tratamiento, el lugar en el que el vidrio se convierte en un recurso valioso. Es allí donde se eliminan impurezas como tapones, restos de metal o plástico y se retira la cerámica, la porcelana o el cristal de platos, copas o vasos. Estos tres elementos nunca deben reciclarse junto al vidrio debido a su distinta composición. Todo el vidrio finalmente se tritura y separa por colores con máquinas y con ello obtenemos calcín, la matería prima que nos ayudará a dar vida de nuevo al vidrio.
4. El calcín se traslada a las vidrieras o fábricas de envases. Es aquí donde sucede la verdadera magia. Los pequeños trozos de vidrio se funden en hornos a altas temperaturas. La gota de vidrio se moldea y se convierte en un nuevo envase sin que haya perdido su calidad ni propiedades originales.
5. Las empresas adquieren estos nuevos envases y comienza entonces el proceso de envasado. Estas compañías incluyen en su etiqueta el punto verde que significa que cumplen con la ley de financiar el reciclado del envase.
6. Y finalmente, el producto terminado llega a comercios, restaurantes y hogares… pero la cadena no termina aquí. Puede repetirse infinitas veces.

¿Y qué beneficios se obtienen de reciclar vidrio?

Reciclar vidrio es preservar la naturaleza. Si no te hemos convencido todavía de la importancia del reciclaje te enumeramos algunas de sus ventajas. Gracias a este proceso evitamos la extracción de nuevas materias primas y la erosión del suelo, impedimos que crezcan los vertederos, minimizamos la emisiones de CO2 a la atmósfera y ahorramos energía en la fabricación de nuevos envases, pero son muchas más. En síntesis, reciclar vidrio es luchar contra el cambio climático.

Mostrar comentarios (0)