Estás en: ›› ›› Personalidades ‘eco’: Juan Varela, ilustración al servicio de la biodiversidad
juan varela ilustrador

Personalidades ‘eco’: Juan Varela, ilustración al servicio de la biodiversidad

   

Hablamos en vidrio con Juan Varela,  biólogo e ilustrador, galardonado con el Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad. Amante de las aves, fue director de la Sociedad Española de Ornitología y es colaborador habitual de Artist for Nature Foundation (ANF, Holanda) a la que representa oficialmente en España.

Biólogo de formación, ilustrador de afición ¿Cómo empieza tu afición por la naturaleza?
Desde pequeño tuve contacto con el medio natural, salidas al campo con la familia o el colegio y veranos cerca del mar o en la sierra. Más tarde, ya con 15 o 16 años, fueron las excursiones con el grupo de amigos, tienda de campaña incluida y, en cuanto pude permitírmelo, con una guía de aves y unos prismáticos baratos. Eso me llevó a empezar una carrera de biología.

Desde niño me gustaba dibujar y copiar cosas del natural, de alguna manera dibujar resultaba una forma más sencilla de recordar lo que observaba y fijar en la memoria los detalles. Cuando comencé a estudiar la carrera me vi obligado a dibujar esquemas de anatomía y cosas similares además en aquel tiempo había una asignatura de dibujo que había que aprobar. Los biólogos siempre han tenido una cierta habilidad para el dibujo, tanto los botánicos como los zoólogos.


En 1976 colaboras con Félix Rodríguez de la Fuente en la enciclopedia “Fauna Ibérica” ¿Qué destacarías de esa experiencia?

Trabajé con Félix desde el 75 hasta su muerte en Alaska, creo que en el 80, y durante ese tiempo colaboré en todos sus proyectos editoriales y en alguno más que surgió de otras fuentes. Eran proyectos que exigían mucha dedicación y concentración, todas las semanas había que estar en los kioskos puntualmente y no podías permitirte un retraso en la entrega de dibujos ni por una gripe. Trabajaba tanto a tinta china como con acuarela y ello me permitió adquirir una buena práctica en diversas técnicas y en los requisitos editoriales y de impresión. Por otro lado, había que localizar la información para las ilustraciones, de especies que no había visto al natural, tenía que salir al campo o buscar fotos en bibliotecas ya que no existía internet. Fue una buena escuela.

18 cuadernos ilustrados, expediciones científicas ¿Cuál es el trabajo del que te sientes más orgulloso?
En realidad son ya 27 libros publicados como autor y varias enciclopedias y colecciones en las que he colaborado como ilustrador, también dirigí una colección de 22 libros sobre zoología y evolución en la que participaron muy buenos autores. Si puedo sentirme orgulloso de algo es de lo que este trabajo haya podido influir en mejorar la percepción que los lectores tienen de los problemas del medio natural. Creo que mi participación como biólogo en los años 70 y 80 en trabajos de investigación sobre especies amenazadas también ha aportado algo en ese sentido.

Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad ¿Qué significa para ti este galardón?
Creo que a cualquiera le gusta que valore su trabajo una fundación de tanto peso como el BBVA. Este tipo de reconocimientos me animan a seguir con la línea de trabajo que mantengo desde hace años y le dan un poco más de difusión.

Exposición "Entre mar y tierra" en 2010
Exposición “Entre mar y tierra” en 2010

El 2016 fue un año importante con la ratificación del protocolo de París contra el cambio climático ¿Qué opinas sobre la situación del medio ambiente a nivel global?
Desgraciadamente, la ratificación de estos protocolos no se traduce como debiera en acciones inmediatas y concretas. Estamos viendo como todo un presidente del estado más poderoso y con más capacidad de afectar al medio ambiente está negando un hecho tan incontestable como el cambio climático. La situación es muy grave, ya hay daños serios en el permafrost y en los polos y la liberación de los gases metanos atrapados en los suelos helados va acelerar el proceso de calentamiento global. Somos siete mil millones de seres humanos y seguimos consumiendo y derrochando como si no hubiera un mañana. Es urgente que haya un cambio drástico en las políticas agrarias de la UE, que disminuya el consumo de productos cárnicos y que se vayan tomando medidas serias ante este grave problema.

Si conversaras con alguien que afirmara que reciclar vidrio no sirve para nada ¿qué le dirías?
Que se lo hiciera mirar. En serio, le diría que quizá él o ella puedan permitírselo pero el planeta no. La cantidad de energía que se consume en la producción de estos y otros envases nos acerca de forma inexorable al colapso global.

Mostrar comentarios (0)