Estás en: ›› ›› ¿Por qué sustituir un modelo de éxito?
0

La mirada de

Perfil Jose Manuel Nuñez Lagos

José Manuel Núñez-Lagos

Director General de Ecovidrio

Tras una dilatada trayectoria profesional en posiciones de alta responsabilidad de multinacionales como Procter & Gamble, Bacardi o Altadis Imperial Tobacco España, en 2012 asumió la dirección de Ecovidrio. La transparencia, la sostenibilidad, la eficiencia en los procesos y la orientación a resultados conforman los pilares fundamentales de su estrategia de gestión.

¿Por qué sustituir un modelo de éxito?

Jose Manuel Nuñez LagosEstoy convencido de que todos los que trabajamos en Ecovidrio coincidimos en que vivimos una etapa de grandes desafíos. Pero también de grandes logros. Hemos establecido objetivos más que ambiciosos porque pensamos que el conformismo es el gran enemigo del crecimiento.

En las semanas pasadas se han hecho públicas las inquietudes surgidas especialmente en la Comunidad Valenciana por sustituir el modelo actual por un modelo de devolución y retorno (SDDR). Ecovidrio celebra toda inquietud por avanzar en tasas de reciclado, con el fin de construir un modelo de desarrollo económico y social más sostenible y, en este sentido, consideramos que es una obligación de las administraciones estudiar todas las alternativas con rigor y trasparencia.

Como es sabido, Ecovidrio, como Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), considera que el SDDR no es una opción adecuada para mejorar de manera eficaz, eficiente y sostenible las tasas de reciclado. Hemos estudiado el caso, pues somos nosotros los primeros interesados en poner en marcha iniciativas complementarias, y llegamos a una serie de conclusiones que estamos encantados de compartir con agentes implicados o interesados.

 

Si algo funciona bien y existen planes para que funcione todavía mejor ¿merece la pena cambiarlo?

La tasa estimada de reciclado de vidrio en 2015 es del 70% y el pasado ejercicio se registró el mayor crecimiento en la recogida selectiva de envases de vidrio de los últimos siete años. Y todo ello no es por casualidad: hemos logrado que España sea uno de los países con mejor ratio de contenedores de Europa y en menos de dos décadas hemos logrado consolidar un hábito de responsabilidad entre la ciudadanía: 8 de cada 10 españoles afirma reciclar vidrio siempre.

Aun así, está claro que existe recorrido para alcanzar las tasas de algunos vecinos del norte de Europa que emprendieron este camino antes que España con el mismo modelo que Ecovidrio. Por eso hemos elaborado un ambicioso Plan Estratégico, por eso hemos comprometido grandes inversiones para los próximos cinco años y por eso animamos a las administraciones a que pongan en marcha medidas incentivadores al reciclado.

 

No es solo “devolver el casco” y ya está.

La introducción de un SDDR no vendría a complementar todo el trabajo realizado sino a sustituirlo en una parte muy importante (sólo se hace cargo de los envases de bebidas y sólo de los de ciertos tamaños). Esta casuística obligaría a mantener dos sistemas (el del SDDR y el de Ecovidrio) donde ahora solo hay uno, con el consiguiente coste medioambiental y económico que eso supone. Y, sin embargo, sin ninguna garantía de que mejorará la tasa de reciclado. Pensemos que la confusión y el malestar del ciudadano – que tendría que ir a dos sitios para reciclar- podría dar como resultado que retrocediera la tasa de reciclado.

No olvidemos que no se trata de un método para incentivar la reutilización del vidrio. El modelo de SDDR pretende reciclar un tipo específico de envases que acabarían rotos y en la misma planta de tratamiento que a la que van los envases que el ciudadano ha depositado en el contenedor verde.

 

¿Y qué hay del ciudadano?

Tras casi 18 años de experiencia movilizando a la población, explicándoles por qué es tan importante su colaboración y agradeciendo su esfuerzo, se me antoja innecesario pedirles que cambien su hábito y que separen en su casa dos veces: lo que deben llevar al contenedor y lo que deben llevar a la tienda. Y todo ello para que el residuo siga el mismo camino que si fueran sólo al contenedor verde (abierto 24 horas y a menos de 50 metros de su casa).

Y por cierto, a cambio de nada, pues tampoco creo que podamos ni debamos trasladarles el mensaje de que serán recompensados económicamente por reciclar. Más que nada porque les estamos exigiendo que adelanten un importe que podrán recuperar (o no) y que sin duda encarecerá su cesta de la compra. Esto es, que disminuirá su poder adquisitivo.

 

Contenedores ecovidrio

 

El comercio

No soy fuente autorizada para evaluar la disposición de nuestros comerciantes a convertirse en gestores de residuos. Lo que sí sé es que es importante que sean escuchados. A priori, lo que sabemos seguro es que tendrían que destinar espacio, tiempo, recursos humanos y, según en qué casos, maquinaria para esta transición de modelo. Y todo esto en un panorama en el que los pequeños comercios suponen el 63% en nuestro país (espacios inferiores a 100 m2).

 

El camino se demuestra andando

Independientemente de las posiciones de todos los agentes, Ecovidrio seguirá concentrando su esfuerzo en reforzar las operaciones para seguir creciendo y mejorar la tasa. Queremos invertir más en medios e infraestructuras, en I+D+i para hacer la gestión más eficaz y sostenible, queremos seguir intensificando nuestra acción con los hosteleros (grandes generadores de vidrio), poner en marcha más campañas, proponer nuevos puerta a puerta… No vamos a parar.

Tenemos un modelo fuerte, único, solvente, con recorrido y que se ha consolidado con el compromiso de todos. Un modelo que no tiene ánimo de lucro y que, precisamente por no perseguir beneficios económicos, es el responsable de que en cada pueblo de España llegue un camión de recogida o haya ubicado un contenedor verde. Un modelo que convierte la Economía Circular en la realidad del día a día. De una botella de vidrio sacamos otra igual.

Este es el modelo que impera en Europa y que ha logrado tasas de reciclado de vidrio en muchos países por encima del 85%.

Y por supuesto, no dejemos de estudiar con rigor muchas otras iniciativas que puedan hacer mejorar la gestión de los residuos en España.

Esta debe ser nuestra aspiración. El camino se demuestra andando.

Mostrar comentarios (0)