Estás en: ›› ›› Qué hacer para volver a conectar con la naturaleza

Qué hacer para volver a conectar con la naturaleza

Vivimos en una burbuja. Las ciudades nos atrapan con comodidades y nos alejan de la naturaleza. Más de la mitad de la población mundial vive entre asfalto y la cifra va en imparable aumento. En 2050 seremos más de 9.000 millones en el mundo y el 70% vivirá en las urbes. Los expertos aseguran que no nos importa cuidar el medioambiente porque no lo conocemos. He aquí ocho tips para recuperar el contacto con la naturaleza y volver a amarla:

-Siente las estaciones. Primavera, verano, otoño e invierno palpitan ante los ojos ciegos de los urbanitas. Encerrados en la monotonía de una oficina nos enteramos de la llegada de una nueva estación por los cambios en los escaparates. Pasamos por alto la partida de las grullas, la eclosión de las mariposas, el ajetreo de las abejas, los cambios en la vegetación o la llegada de las golondrinas. Cuatro veces al año, una por cada estación, párate a apreciar los cambios de la naturaleza.

naturaleza

Autor: Xavier

-Participa en un huerto urbano. Los huertos comunitarios están a la orden del día en las ciudades. Las asociaciones de vecinos han impulsado su creación y los ayuntamientos sortean lugares abandonados, deteriorados o infrautilizados para que los transformen en lugares fértiles. Visita uno o mejor aún, arrima el hombro en la huerta unos meses para conocer cuáles son las verduras de temporada, cómo son sus matas y flores antes de terminar en el plato.

naturaleza

Autor: Espacio Joven La Plaza

-Observa las aves de tu ciudad. La ciudad está llena de vida salvaje. Si levantas la mirada del teléfono móvil, te sientas en un banco de un bulevar y observas el entorno te sentirás como en un safari. Las urracas, que habitan toda la península, caminan dando saltos en busca de alimento. Son muy ingeniosas. Puedes verlas en su versión amable, comiendo granos, insectos y migas. O como auténticas depredadoras capturando murciélagos a la caída de la tarde o cazando gorriones y zapándoselos de un bocado.  En invierno llegan del norte a los parques aves bellísimas como los rechonchos petirrojos con su ardiente pecho o las lavanderas, que caminan moviendo la cola como un balancín. Aquí podéis consultar un atlas de la aves invernantes de España.

naturaleza

Petirrojo europeo. Autor: José Luis Jara Orozco

-Averigua dónde se asienta tu ciudad. Para recordar que la ciudad fue construida sobre un paisaje natural. Por ejemplo, la ciudad de Madrid está en una cuenca rodeada de montañas. En la depresión donde se asienta la urbe predominan los encinares y arbustos, como el enebro, la retama y la coscoja. Las zonas bañadas por el río Manzanares estaban dominadas por la vegetación de ribera, como álamos, chopos y fresnos. Dedica una tarde a mirar fotos y cuadros del pasado.

Baile a las orillas del Manzanares. 1777. Francisco de Goya.

-Sal a pasear por el campo. No te quedes encerrado en la ciudad. Explora más allá de sus límites. Ponte unas zapatillas de senderismo y sal a caminar. Hay decenas de rutas sencillas que te sumergen en la naturaleza de tu región. Además, organizaciones de protección del medioambiente, como SEO/ Birdlife o Ecologistas en Acción convocan a voluntarios para limpiar el campo de basuras o plantar árboles en zonas quemadas. Estas actividades te harán valorar y amar el campo.

-Visita a una planta de reciclaje. Porque cuando sabes dónde van a parar los envases que depositas en los distintos contenedores empiezas a separar las basuras con gusto. En Ecovidrio os mostramos en este post qué hacemos con los envases de vidrio, cómo reciclamos el material para crear nuevos envases. Todos los envases de vidrio introducidos en los iglús se reciclan al 100%. El vidrio es aprovechable y no pierde ninguna de sus cualidades durante el proceso de reciclaje.

-No olvides los solsticios. Para recordar que vivimos en un planeta es clave tomar perspectiva y mirar la Tierra como si fuéramos un astronauta. La posición de la Tierra con respecto al Sol determina la la temperatura en los hemisferios y la duración de los días. El solsticio de verano por ejemplo, sucede cuando el eje de la Tierra está inclinado 23,5 grados en dirección al Sol. Es como si la Tierra estuviera haciendo una reverencia al Sol. Con esta posición, el hemisferio norte recibe más cantidad de radiación solar que en cualquier otra época del año. En el solsticio de invierno, el hemisferio norte está más alejado del Sol.

-Llena de verde tu hogar. Las plantas de interior suelen ser tropicales y, por lo tanto, muy exuberantes. Con ellas aprenderás a ilusionarte con un nuevo brote o una floración. Los ficus, sansevieras y drácenas llenarán de vida tu hogar. Hazte con un libro de plantas de interior, un rastrillo, fertilizante, una regadera y un vaporizador. Cuando le cojas el truco nunca más podrás prescindir de ellas.

naturaleza

Pseudopalmera ornamental. Autor: Sam Cox
Mostrar comentarios (0)