Estás en: ›› ›› Casas inteligentes que protegen el medioambiente

Casas inteligentes que protegen el medioambiente

Las casas inteligentes utilizan las tecnologías más punteras para ser más eficientes y hacernos la vida más fácil. En este post hablamos de las smart homes, de las más originales, de cómo conseguir una, y de las smart cities.

hombre interactuando con una pantalla en realidad aumentada de una casa inteligente

Casas inteligentes, casas más ecológicas

Como señalan diversos estudios, el sector de la edificación es responsable de entre el 30% y el 40% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), del 30% del consumo de materias primas, del 20% del consumo de agua y del 30% de la generación de residuos, sin olvidarnos de su ocupación del suelo. Por ello, lograr que nuestras casas sean más ecológicas debería ser una prioridad.

Una manera de intentarlo es mediante las casas inteligentes (“smart homes en inglés). Gracias al uso de determinados materiales y dispositivos tecnológicos realizan un consumo más eficiente de los recursos básicos como el agua o la energía, logrando un mayor confort para sus inquilinos. Sus impulsores estiman que pueden conseguir ahorros económicos de hasta el 25% y, a la vez, reducir su impacto ambiental. 

Por ello cada vez más hay viviendas que incorporan estas medidas y que pueden considerarse así casas inteligentes.

casa ecoficiente cuida el medio ambiente

Las posibilidades son muy diversas y comienzan desde el primer momento de su diseño: construirla con la mejor orientación y con materiales ecológicos para optimizar su aislamiento térmico, instalar equipos renovables y de alta eficiencia para la climatización y el consumo de agua y energía, o sistemas domóticos y nuevas tecnologías que controlan el consumo y activan los aparatos sólo cuando es necesario.

El coste de estas casas inteligentes varía en función del resultado deseado y el presupuesto que se tenga. Los expertos de este sector aseguran que ya no son algo minoritario como hace unos años, al menos algunas de sus tecnologías, y destacan que el gasto inicial se amortiza en poco tiempo y el ahorro se nota desde el principio.

Por ejemplo, por poco dinero se pueden encontrar en el mercado modelos muy diversos de enchufes, bombillas, interruptores, sensores, termostatos o apps que consiguen reducciones importantes en el consumo de energía. Algunos de ellos se señalan en este vídeo:

Las casas ecoeficientes más originales y avanzadas

Aunque el avance de la tecnología está haciendo más asequibles estos sistemas, lo cierto es que las casas inteligentes más avanzadas y originales siguen estando al alcance de unos pocos.

En el siguiente vídeo se muestran algunas de ellas, como la casa inteligente curvilínea diseñada por el estudio de arquitectura de Brian Foster en California; la “Skysphere” de 360º del diseñador neozelandés Jono Williams; o “The One”, considerada la casa más cara de Estados Unidos (una mansión de 9.300 metros cuadrados en el exclusivo barrio de Bel Air, en Los Ángeles).

Casas ecológicas certificadas

Una pista para saber si estas casas inteligentes están pensadas con criterios medioambientales es que cuenten con un certificado de vivienda ecológica. En este sentido, las más reconocidas a nivel internacional son Passivhaus, del Instituto alemán de Edificación y Medio Ambiente; LEED (“Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental”), diseñado en Estados Unidos; Minergie, creado por varias instituciones suizas; BREEAM (“Método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación), de origen británico; HQE (“Estándar de Alta Calidad Ambiental”), creado para la construcción ecológica en Francia; o la “Certificación Verde”, centrada para los edificios españoles e impulsada por el Green Building Council España (GBCe).

De las casas inteligentes a las ciudades inteligentes

Los expertos en estos sistemas van más allá de convertir una casa en inteligente, hablando incluso de que toda la ciudad lo sea. Es el concepto de las “Smart cities” o ciudades inteligentes, que aprovechan los avances tecnológicos para crear ciudades más habitables, más eficientes en el uso de los recursos y más sostenibles. 

Así por ejemplo, las redes eléctricas inteligentes (“smart grids”) aumentan la eficiencia del consumo energético y facilitan el autoconsumo con energías renovables entre la ciudadanía.

Por su parte, las nuevas tecnologías en los servicios urbanos pueden mejorar sus prestaciones, con posibilidades muy diversas: un transporte público más eficaz que informa de su estado en todo momento, sistemas de control de la calidad del aire urbano, reducción del gasto de energía en el alumbrado público, mejoría de los servicios municipales o los centros de salud reduciendo las colas de espera, servicios de teleasistencia ciudadana, etcétera.

Después de leer este post, ¿te animas a instalar alguno de estos sistemas para hacer tu casa más inteligente?

Mostrar comentarios (0)