Estás en: ›› ›› El contenedor verde, un modelo

El contenedor verde, un modelo

Nos tenemos que remontar a febrero de 1982 para recordar la llegada de los primeros contenedores para envases de vidrio. Madrid y Barcelona fueron las ciudades encargadas de dar el pistoletazo de salida a lo que se denominó la ‘Operación Vidrio’. Por aquel entonces, se reciclaba por colores, separando el vidrio en función de envases blancos, verdes o topacio (marrón). Un hábito que desapareció en 1992 dejando como único protagonista al conocido iglú verde.


Diez años después, España ya contaba con más de 23.000 contenedores, alcanzando un ratio de un contenedor por cada 1.600 habitantes. Aunque la sociedad daba sus primeros pasos en materia de concienciación ambiental, todavía quedaba un largo camino por recorrer y muchos de esos ‘ovnis’, ‘setas’ o ‘huchas’, que eran algunos de los términos que utilizaba la gente para denominarlos, seguían siendo unos grandes desconocidos. Los medios españoles se hacían eco de las primeras campañas de sensibilización, la mentalidad de los españoles ante el reciclaje de envases de vidrio estaba cambiando y el contenedor verde comenzó a formar parte del paisaje urbano.

Uno de los hitos más importantes en la evolución del contenedor fue la llegada de dos modelos adaptados a la hostelería, un sector que genera el 50% de los envases de vidrio reciclables y cuya colaboración es clave para cumplir los objetivos de reciclado y promover la sostenibilidad en la restauración. Tras varias innovaciones nació el contenedor VACRI, con una boca más ancha y un sistema automático de volcado, y el Ale-Hop con un mecanismo de palanca y un pedal de alzado.

El iglú al servicio de los ciudadanos

Pocos años después de la instalación de los primeros iglús, nace Ecovidrio con la idea de proporcionar al ciudadano un servicio público y universal, que lograse recoger los envases de vidrio en todo el territorio y garantizase el reciclado del 100% de lo recogido.

Desde entonces, las cifras evidencian que nuestro modelo de contenedor funciona. Actualmente nuestro sistema proporciona un contenedor de vidrio por cada 220 habitantes, un ratio muy superior a la media europea, situándonos como uno de los países mejor contenerizados. Disponemos de más de 211.000 contenedores abiertos las 24 horas en la práctica totalidad de municipios.

Más de 211.000 contenedores abiertos las 24 horas 

Si hay algo que nos caracteriza es lo que llamamos ‘gestión directa’, es lo que nos hace únicos. Siempre hemos ofrecido a los entes locales la opción de responsabilizarnos íntegramente de la instalación y mantenimiento de los contenedores, así como de la recogida de los residuos de envases de vidrio. Ponemos todo nuestro conocimiento y experiencia para garantizar un servicio óptimo.

Este modelo impera en el 60% de los municipios y en los últimos años ciudades como Valencia, Málaga, Almería han optado por delegar en nosotros la gestión del vidrio. Nada de todo habría sido posible sin la estrecha colaboración que mantenemos con las administraciones regionales y locales. Nuestro modelo es un claro ejemplo de colaboración público-privada que comenzó en diciembre de 1997 con la autorización por parte de Andalucía.

De forma casi inmediata llegaron las primeras adhesiones, como el municipio de Antequera y poco después la firma del primer convenio marco con Cataluña. En cuestión de meses, municipios de toda España se fueron adhiriendo al sistema hasta alcanzar la totalidad de los municipios del territorio nacional a día de hoy. La colaboración entre la industria, administración y ciudadanos fue consiguiendo que se abandonase el modelo de ‘usar y tirar’ para dar paso a un modelo basado en los principios de la economía circular.

Inf_03_001

Protagonista en la calle y en los hogares

No fue hasta los carnavales de Cádiz de 2014 cuando nuestro icónico iglú verde se customizó por primera vez. Desde entonces se ha disfrazado en fiestas populares como los San Fermines o la Feria de Sevilla, se ha unido al deporte con la campaña ‘Recicla y Ganamos Todos’ o ‘La Vuelta’, se ha vestido con trajes a medida gracias a Agatha Ruiz de la Prada en la MBFW y ha recorrido las costas de toda la geografía española con el Plan Verano.

Hace tan solo dos años, el iglú verde dio el salto a los hogares españoles, revolucionando con su versión mini el reciclaje de envases de vidrio en casa. Los miniglús se han convertido en un objeto esencial en todas las casas por sus más de 20 originales diseños. Ya son 45.000 hogares los que cuentan con un minicontenedor doméstico.

Innovación al servicio de los ciudadanos

Todos -administración, ciudadanos e industria- avanzamos en un mismo camino hacia un modelo de desarrollo más equilibrado y sostenible. En este camino, la tecnología nos ofrece grandes oportunidades para mejorar la planificación y el servicio y, en definitiva, la calidad de vida de los ciudadanos. Por eso, hemos puesto en marcha proyectos piloto de sensores de llenado en los contenedores y de pesaje en los camiones para optimizar las rutas de recogida.

El camino por recorrer es ambicioso, pero seguiremos investigando e innovando en aquellas iniciativas que contribuyan al desarrollo sostenible y que nos acerquen al concepto de ciudades inteligentes.

Pic_03_004

 El miniglú revoluciona el reciclaje de envases de vidrio en casa

Mostrar comentarios (0)