Estás en: ›› ›› Big Data y gestión de residuos: maximizando la eficiencia del reciclaje

Big Data y gestión de residuos: maximizando la eficiencia del reciclaje

Big data que ayuda en la gestion de residuos

Parece que hemos vivido siempre con teléfonos inteligentes e Internet pero la realidad es que hace menos de tres décadas estos conceptos eran ciencia ficción. La popularización de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) desde finales del milenio pasado y el nacimiento del smartphone en 2007 han provocado una revolución industrial con un impacto muchísimo más grande que las anteriores, irrumpiendo no solo en nuestro entorno profesional sino también en nuestra vidas.

Las TIC ya son transversales a cualquier actividad humana y el proceso de reciclaje y la gestión de residuos no son ajenos a ello. La tecnología puede aportar soluciones ante los retos ambientales a los que nos enfrentamos, en artículos anteriores hemos hablado del impacto de la inteligencia artificial, por ejemplo.

En este post hablaremos del Big Datay de cómo esta tecnología está transformando la gestión de residuos, permitiendo un procesamiento y análisis más eficiente de los datos relacionados con el reciclaje. Te invito a que nos acompañes en este viaje de ceros y unos.

¿Qué es el Big Data?

pantalla de ordenador sacando informes big data

Reciclar consiste en procesar grandes cantidades de residuos para darles una nueva vida, para que no sean útiles de otra forma. Pues bien, podríamos decir que el Big Data hace lo mismo con la infinitud de los datos que podemos encontrar en la red.

Más de 4.000 millones de personas, la mitad de la población mundial, acceden a Internet cada mes, la mayor parte mediante su teléfono móvil. Además, cada vez hay más dispositivos conectados a la red, desde maquinaria pesada, neveras o pequeños sensores. Todos ellos, personas y máquinas, producimos grandes cantidades de datos en cada una de nuestras interacciones digitales.

El Big Data hace referencia a aquellas tecnologías capaces de manejar y analizar conjuntos de datos extremadamente grandes y complejos que superan la capacidad de las herramientas de procesamiento de datos tradicionales. Este concepto se basa en las tres «V»: Volumen, Velocidad y Variedad, que aluden a la cantidad masiva de datos, la velocidad a la que se generan y la diversidad de tipos de datos.

Veámoslo con un ejemplo cotidiano: imagina una tienda online que vende productos del hogar. Esta tienda almacena en su base de datos información sobre sus productos y tarifas, los clientes, sus historiales de compras y preferencias, las páginas que consultan, el tiempo que permanecen en ellas o los clics que pulsan. Todas estas interacciones generan datos que, dependiendo del número de visitas, pueden generar grandes volúmenes de información.

Ahora, la velocidad es esencial. La tienda en línea puede recibir miles de transacciones por minuto durante picos de venta u ofertas especiales. Mediante técnicas de Big Data es posible procesar estos datos para tomar decisiones rápidas que permitan, por ejemplo, brindar ofertas personalizadas, recomendaciones instantáneas o, incluso, ajustar las tarifas según la demanda actual.

Y, por si fuera poco, la tienda almacena información de distinto tipo y formato, estructurada, como un teléfono o el nombre de una persona, y no estructurada como una reseña o un comentario. Dentro de las capacidades de esta tecnología está también analizar y extraer información valiosa a pesar de que coexistan formatos diversos.

Pues bien, todo esto puede aplicarse al reciclaje. Te contamos cómo funciona la importante alianza entre el Big Data y la gestión de residuos.

Big Data y Gestión de Residuos

persona viendo la geolocalización de los contenedores a traves de big data para la gestión de residuosLa integración del Big Data en la gestión de residuos se ha convertido en un catalizador para la eficiencia y la sostenibilidad. La gran utilidad de estas técnicas reside en su capacidad para identificar los problemas de forma global. Con una cantidad tan grande de información, los datos pueden ser manejados de múltiples formas para extraer conclusiones relevantes a las que las compañías difícilmente podrían llegar de otra manera: el Excel ya no lo aguanta todo.

Esta recopilación de grandes cantidades de información y la búsqueda de tendencias dentro de los datos permiten dar respuestas ágiles o, incluso, detectar problemas y resolverlos de forma rápida.

En el caso de las empresas que gestionan residuos es primordial disponer de una gran visibilidad de la cadena de valor del residuo. Es necesario analizar la fuente, el tipo, el volumen y la composición de los residuos para gestionar las operaciones. Contar con datos en tiempo real ayuda a minimizar la generación de residuos y a mejorar las operaciones en todos los flujos de residuos.

Sobre el terreno, el Big Data en la gestión de residuos puede ayudar a establecer rutas de recogida optimizadas analizando los datos históricos de los camiones, , reduciendo además su huella de carbono al disminuir las emisiones de los camiones que siguen una ruta optimizada.

El Big data también puede aplicarse a la prevención y la reducción de residuos. Destaca por su potencial para ayudar a grandes corporaciones a identificar áreas en las que podrían minimizar su generación de residuos, de forma que puedan buscar alternativas y desarrollar soluciones.

Esto puede contribuir a reducir significativamente el uso de materiales, e incluso suponer un ahorro de dinero a las empresas a largo plazo. Un tema cada vez más relevante para mercados financieros y también para los consumidores que exigen cada vez más productos respetuosos con el medio ambiente.

La revolución del Big Data en la gestión de residuos ha dejado de ser una noción abstracta para convertirse en una herramienta transformadora del sector en todo el mundo. Desde la recolección inteligente hasta la reducción de los desechos, su potencialidad marca el camino hacia un sistema más eficiente y circular.

camion de recogida de residuos

 

Mostrar comentarios (0)