Estás en: ›› ›› ¿Puede la inteligencia artificial contribuir a una mejor gestión de residuos?

¿Puede la inteligencia artificial contribuir a una mejor gestión de residuos?

App IA aplicada en gestión residuos

 

Montañas de ropa desechada, islas de plásticos en los océanos, vertederos descontrolados… Extraemos un 50% más de recursos naturales a nivel global que hace tan solo 30 años y ésto, inevitablemente, ha dado lugar a desafíos ambientales sin precedentes.

Sin duda uno de ellos es qué hacer con los residuos que generamos, cada vez más a medida que la población mundial crece. No obstante, debemos recordar que la gestión eficaz de los desechos es clave para proteger la salud de las personas y del medio ambiente

La tecnología, no como un fin en sí mismo sino como aliada para el progreso, puede aportar soluciones ante los retos ambientales a los que nos enfrentamos. En anteriores artículos hemos hablado de tecnología y residuos, en este vamos a profundizar un poco más en las aplicaciones de la inteligencia artificial en este campo.  

 

¿Qué es la Inteligencia Artificial (IA)? 

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define IA como

Disciplina científica que se ocupa de crear programas informáticos que ejecutan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje o el razonamiento lógico”. 

Máquinas que “razonan” o que, al menos, proporcionan respuestas adecuadas según nuestra lógica. Un argumento presente en muchas novelas y películas de ciencia ficción, desde “2001: Una odisea del espacio” hasta “Blade Runner”. Y es que el conjunto de técnicas de computación que forman parte de la familia de la inteligencia artificial, como las redes de neuronas artificiales, se remontan a los años 50 del pasado siglo.    

La inteligencia artificial no ha nacido con Chat GPT. Sin ir más lejos, en el ámbito doméstico, la IA lleva más de una década metida en nuestras casas, es el caso de tecnologías como los asistentes virtuales como Siri (2011) o Alexa (2014). 

En el ámbito industrial, y en particular en el sector residuos, estos algoritmos se emplean para muchos casos de uso. Veámoslo con algunos ejemplos. 

 

Ejemplos de la Inteligencia Artificial en la gestión de residuos

Identificación y separación de residuos con inteligencia artificial.

dos mujeres dedicadas a la separación de residuos

Foto de Freepik

 

Con el valor en aumento de los materiales y las presiones legislativas, se presenta un contexto favorable para mejorar en la clasificación y recuperación de los residuos. Una clasificación adecuada aumenta el valor de los materiales residuales, facilita un tratamiento seguro y adecuado y reduce el material que acaba en vertederos

Tradicionalmente esta clasificación se realiza mediante una combinación de trabajadores humanos y sistemas mecánicos. Sin embargo, la introducción de la clasificación de desechos mediante inteligencia artificial, combinado con la robótica, ha revolucionado este proceso al agilizar esta tarea de separación. Las tecnologías disponibles relacionadas con la identificación y clasificación de residuos se agrupan bajo la denominación de “visión artificial”.

Estos sistemas pueden trabajar de manera constante durante largas horas con una capacidad de detección tan precisa como la del ojo humano. Este estudio de 2023 estima que la IA permite identificar y clasificar los restos con una precisión que oscila entre el 72,8 y el 99,95%. Aparte de esto, estos sistemas pueden trazar la calidad del material clasificado, determinar la composición de la bolsa de la basura o detectar atascos y problemas de rendimiento de la clasificación. 

 

Optimización de rutas de recogida con inteligencia artificial.

Optimización de rutas de recogida de basura con inteligencia artificial.

 

En una gestión de residuos más eficiente, la logística y el transporte desempeñan un papel fundamental. Sin embargo, los actuales sistemas de recolección son a menudo ineficientes. Aquí la planificación eficiente de rutas de recogida tiene mucho que decir a la hora de reducir el consumo de combustible y minimizar el impacto ambiental de las operaciones logísticas 

Algoritmos de optimización de rutas impulsados por inteligencia artificial pueden analizar datos en tiempo real, como condiciones de tráfico y patrones de generación de basura, para crear los horarios de recogida más eficientes, lo que, en algunos casos, proporciona resultados sorprendentes: el mismo estudio mencionado anteriormente afirma que el uso de la inteligencia artificial en la logística de residuos puede reducir la distancia de transporte hasta un 36,8%, el ahorro de costes hasta un 13,35% y el ahorro de tiempo hasta un 28,22%.

Al minimizar el tiempo de viaje y el uso de combustible, estos sistemas de inteligencia artificial benefician al medio ambiente porque reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y suponen un ahorro económico para las empresas de gestión de residuos. Además, contribuyen a aliviar la congestión del tráfico en las calles de la ciudad, colaborando así con los objetivos generales de sostenibilidad urbana.

 

Sensores inteligentes e Internet de las Cosas (IoT).

El control y reporte de residuos es un ámbito en el que la IA puede tener un impacto significativo, midiendo los niveles en los contenedores y notificando cuándo deben vaciarse. Pueden instalarse sensores y cámaras inteligentes en los contenedores para controlar su llenado, de forma que cuando un contenedor alcanza un determinado umbral, se envía una alerta a los equipos de recogida.

En la actualidad, las empresas de gestión de residuos suelen vaciar los contenedores locales con una frecuencia programada. Las alertas automatizadas basadas en inteligencia artificial permitirían vaciar los contenedores cuando fuera necesario, reduciendo la recogida innecesaria de basura.

Al igual que la potencialidad de la inteligencia artificial en otros ámbitos, en la gestión de residuos queda un gran campo por desarrollar. Estos avances no solo representan una revolución en términos de eficiencia y reducción de costes, sino que también allanan el camino para un futuro más circular en la gestión de residuos. 

 

 

Mostrar comentarios (0)