Estás en: ›› ›› La ecoinnovación como base de un futuro sostenible

La ecoinnovación como base de un futuro sostenible

Recientemente, la Comisión Europea ha hecho público que invertirá 670 millones de euros, durante los próximos dos años, con el objetivo de fomentar iniciativas de innovación y desarrollo relacionadas con la economía circular y la ecoinnovación. Este anuncio se une al de la presentación, el próximo mes de diciembre, del nuevo paquete de economía circular europeo, que se centrará en fomentar la recogida selectiva para fortalecer el reciclado de materiales como el papel y cartón, el plástico, los metales y el vidrio.

Mediante este paquete de financiación, la Comisión Europea pretende sentar las bases para corregir la importante carencia de recursos naturales del continente. Y es que la  la industria europea importa seis veces más materiales y recursos de los que exporta.

Por ello, la apuesta de la Comisión Europea, está orientada a fomentar el desarrollo sostenible y la ecoinnovación es de gran importancia para mantener la competitividad a nivel global y reducir la dependencia de las materias primas, procedentes en gran medida de países emergentes.

EcoAP

Tecnologías ambientales y ecoinnovación

El concepto de ecoinnovación consiste en el proceso novedoso por el que se lanzan al mercado nuevos productos y servicios que reducen el impacto sobre el medio ambiente. Es un término integral que abarca todas las fases de la producción: desde la modificación de procesos y patrones de consumo, el uso eficiente de los recursos naturales, el análisis del ciclo de vida “de la cuna a la cuna” y la aplicación de nuevos modelos de negocio más sostenibles.

En 2004 la Comisión Europea creó el Plan de Actuación para las Tecnologías Ambientales (ETAP) para impulsar el desarrollo sostenible. En diciembre de 2011 se lanzó su sucesor, el actual Plan de Acción sobre Ecoinnovación (EcoAP) estructurado en siete acciones, orientadas a estimular la demanda de soluciones ecoinnovadoras por parte de los mercados:

  1. Política y normativa medioambiental: la ecoinnovación debe ser un elemento clave en la revisión legislativa comunitaria. La Comisión realizará un análisis de las normas europeas y formulará recomendaciones de actuación específicas.
  2. Proyectos demostrativos: para ayudar a las tecnologías de ecoinnovación a dar el salto del laboratorio al mercado.
  3. Normas: definición de estándares y parámetros en el campo del tratamiento de residuos, la gestión del agua o la eficiencia energética.
  4. Financiación y apoyo a las PYME: la Comisión creará una red europea de financiadores de ecoinnovación así como mecanismos financieros específicos para apoyar a empresas que trabajen en el I+D+i “verde”.
  5. Cooperación internacional: apoyar el establecimiento de empresas europeas en economías emergentes como China, India o Brasil.
  6. Cualificaciones y conocimientos: impulso de la transición hacia una economía circular equipando a los trabajadores del futuro con las cualificaciones necesarias.
  7. Cooperaciones de innovación europea: iniciativas que reúnen a agentes públicos y privados en sectores clave en los que la ecoinnovación puede contribuir a mejorar la eficiencia y la productividad.

Con estas medidas y la próxima aprobación del ansiado paquete de Economía Circular, la Comisión Europea eleva su apuesta por la transición hacia una economía baja en carbono, sostenible en el uso de recursos. Sin lugar a dudas, es un buen momento para el desarrollo de negocios ecoinnovadores que fomenten el empleo verde y contribuyan activamente a paliar el cambio climático.

Photo Credit: [email protected]

Mostrar comentarios (0)