Estás en: ›› ›› Reciclar con pelotas, zumos y piñas

Reciclar con pelotas, zumos y piñas

Hacer deporte es parte de nuestra rutina diaria si queremos estar fuertes y sanos. Bien lo saben los que trabajan por un mundo más limpio buscando maneras de reciclar materiales o reutilizar artículos. Estos son algunos de los últimos avances científicos para crear un mundo deportivo sostenible.

1. La pelota de tenis se convierte en colchoneta

pista de tenis hecha con pelotas recicladas
Foto: Project Green Ball

 

Cada año se fabrican 300 millones de pelotas de tenis en el mundo. Están hechas de goma presurizada y fieltro. La degradación natural de una pelota de tenis puede durar varios siglos. Por el momento solo unas pocas son recicladas. Es un proceso que está en plena ebullición creativa. Es curioso que hasta ahora los objetos creados a partir de pelotas recicladas son también deportivos.

La Federación francesa de tenis recupera el 10% de las pelotas que se usan al año. Las tritura y añade resina para crear superficies duraderas donde hacer algún deporte. En Estados Unidos se hace algo similar. El Proyecto Green Ball usa pelotas para crear superficies blandas sobre las que hacer deporte minimizando el impacto en las caídas. A partir de 100.000 pelotas ha fabricado una superficie elástica para colocar en el suelo de las pistas de equitación para clases de personas con discapacidad. También fabrican a partir de 10.000 pelotas, el suelo de canchas de tenis.

 

2. Pelotas de golf de caparazón de langosta

Las pelotas de golf inundan nuestro entorno. Las hay desde en el fondo del Lago Ness hasta en la Luna; el astronauta Alan Shepard se marco unos drives en el satélite cuando subió en el Apolo 14. Las tradicionales son de plástico. Tardan siglos en degradarse y cuando lo hacen liberan abundantes metales pesados que contaminan los suelos y el agua. Hoy en día ya hay algunas alternativas sostenibles. La Universidad de Maine en colaboración con el Instituto de la Langosta han hecho pelotas de golf a partir de las conchas de langostas que sobran de la industria alimentaria. Estas pelotas están pensadas para ser usadas en cruceros. Las que se pierden en la infinidad del océano tras un swing poco certero regresan y se integran en el lugar del que proceden. Otra pelota de golf biodegradable es la Ecobioball. Está hecha de sebo. Cuando cae en el agua de degrada a las 36 horas y los peces se la comen. Es un invento del ingeniero agrícola Albert Buscató. Las bolas de madera que se degradan en medio año son otra opción. Con ellas, el mismísimo Lewis Hamilton se atreve a jugar en lo alto de un glaciar:  

 


3. Zapatillas veganas

Si lo tuyo es el running, puedes trotar con las zapatillas veganas. Están hechas a partir de hojas de piña que sobran de las plantaciones de Filipinas una vez recogido el fruto. Son idea de Carmen Hinojosa que las materializó a través de la compañía Piñatex. En el país asiático observó que la población aprovechaba los recursos naturales de una manera muy creativa.

 

 

Conoció a excelentes tejedores que la inspiraron. Hoy estos agricultores filipinos proveen la materia prima que se procesa en Barcelona. Además de las sneakers, ha diseñado un sin fin de artículos de moda, como bolsos o chaquetas, e industriales, para coches y arquitectura.

 

4. La botella hecha de zumo

phbottle botella hecha zumo

Tras un maratón pronto podremos refrescarnos con un zumo envasado en una botella hecha precisamente a partir de residuos de la misma industria zumera. La botella se llama PHBOTTLE y la ha diseñado un consorcio internacional de científicos que trabajan en proyectos relacionados con la economía circular.

 

 

Por el momento es un prototipo. Está hecho con un material plástico, PHB (polihidroxibutirato), obtenido a partir de los restos orgánicos, principalmente azúcares, presentes en las aguas residuales de la industria de zumos. Cada año en Europa generamos unos 15 millones de toneladas de residuos de envases plásticos convencional que tardan más de un siglo en degradarse. El 60% de la nueva botella se degrada en un período de 9 semanas.

 

Más maneras de reciclar

Otra manera deportiva de reciclar es dar una segunda vida a los artículos viejos.

Una raqueta vieja sirve para hacer un precioso espejo.

Raqueta Espejo

 

 

 

Un balón de baloncesto puede reconvertirse en un original bolso.

zzbolso bolso de balon baloncesto

 

 

 

O una pelota de tenis en tacos para las sillas.

 pelota de tenis como funda para las patas de las sillas

Mostrar comentarios (0)