Estás en: ›› ›› Cumbre del Clima: preparando el camino hacia la COP 25

Cumbre del Clima: preparando el camino hacia la COP 25

Pocas veces los ciudadanos de a pie pueden traspasar las puertas de organizaciones tan poderosas como Naciones Unidas, a pesar de que posiblemente sea la entidad que más esfuerzos hace por difundir sus mensajes. Sin embargo, sufre el mal de todas las mega-estructuras de poder global: le cuesta hacer llegar sus mensajes a las personas.

Esta semana pasada ha sido una excepción a la norma, una isla de conexión en un océano de desencuentros. Como parte de la 74 edición de la Asamblea Anual de la ONU (totalmente desbordada por la actualidad internacionales de carácter geopolítico), se ha hecho un hueco, y no solo mediático, la Cumbre de Acción Climática que se celebró el lunes 23 de septiembre. 

Sus principales protagonistas han sido tanto el “anfitrión” Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, como la joven activista Sueca Greta Thunberg, cuyo discurso ante los mandatarios mundiales fue tan duro como lo llevan siendo todas sus intervenciones, desde que hace algo más de un año comenzó una lucha personal contra el calentamiento global que ha cristalizado en el movimiento #FridaysForFuture

La huelga general y las manifestaciones ocurridas el pasado 27 de septiembre en todo el mundo demostraron que este movimiento nacido desde la gente más joven comienza ser un poderosos detonador que ya está influyendo tanto en la sociedad como entre los gobiernos. 

Greta lo dejó claro en su intervención durante la Cumbre: “Me habéis robado mis sueños y mi infancia con vuestras palabras vacías, y aún así soy una de las afortunadas. La gente sufre, muere, y ecosistemas enteros están colapsando. Estamos al principio de una extinción masiva, y todo de lo que podéis hablar es de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¿Cómo os atrevéis?” 

 

Video intervención de Greta

 

Preparando la COP 25

No  es la primera vez, y tampoco será la última será la última, que Naciones Unidas organiza sesiones especiales sobre este tema, más allá de la agenda que tiene su Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNCC), la entidad responsable de las negociaciones entre países a nivel mundial y que básicamente, se mueve a ritmo anual con la celebración de las Conferencias de las Partes (COP). 

Este año la COP 25 se celebrará a principios de diciembre en la ciudad de Santiago de Chile. 

De hecho, esta Cumbre ha sido una especie de antesala para la COP 25 de diciembre, cita realmente clave dado que el año que viene se activa el Acuerdo de París, una vez finalizado el plazo de vida del Protocolo de Kyoto

Puesto que ya tenemos una constatación científica de que los compromisos de París no son suficientes, ni de lejos, para no superar los 2 grados de aumento de temperatura durante el siglo XXI, se están activando todos los mecanismos posibles para que los países, al menos los más implicados, aumenten dichos compromisos de reducción de emisiones de C02, así como otras medidas vinculadas a la lucha contra el cambio climático. Ejemplo de ello, son las conclusiones del último informe publicado por el IPCC (panel Intergubernamental de expertos contra el Cambio Climático) sobre el impacto del calentamiento global en los océanos.

En este sentido, la Cumbre del Clima ha conseguido que unos 70 Estados vayan a revisar sus Planes Nacionales para endurecer sus reducciones de emisiones de C02 o que adopten otros tipos de compromisos. La ONU calcula que habría que aumentar entre tres y cinco veces la suma de compromisos planteados en el marco del Acuerdo de París en estos tres últimos años. De hecho, el propio Acuerdo de París establece revisiones periódicas de los objetivos de reducción. La primera de ellas toca ya mismo, en 2020, y ha de endurecer los objetivos de cara a los años 2025 y 2030. 

 

Video enviado especial de la ONU para la acción climática

 

Compromisos establecidos en esta Cumbre del Clima

De esta Cumbre del Clima salen algunos compromisos concretos, como que Francia no hará más acuerdos comerciales con aquellas naciones contrarias al Acuerdo de París, el compromiso de 12 países con el Fondo Verde para el Clima (entre ellos España con 150 millones de euros), el aumento de la capacidad de las energías renovables en la India, la ratificación definitiva por parte de Rusia del Acuerdo de París… 

Para unos medidas de gran relevancia que promoverán importantes avances… y para otros decisiones oportunistas, insuficientes e ineficaces dada la magnitud del problema climático. 

La intención de Naciones con esta Cumbre ha sido una especie de “aviso a navegantes” para que cuando toque revisar los Planes Nacionales los gobiernos sean conscientes de la gravedad de los escenarios de futuro

El problema, entre otros muchos, es que cuatro de los cinco principales emisores de C02 (USA, que ni siquiera participó en la Cumbre, China, India y Rusia) no han anunciado un aumento en sus compromisos climático. Por el contrario, quienes lideran esta lista de 70 países que sí han anunciado revisiones al alza  más exigentes son los Estados miembros de la Unión Europea. 

Otro objetivo del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, fue que los países se comprometieran a reducir sus emisiones hasta en un 45% en 2030 y a ser neutros en carbono en 2050. Solo 77 países se han comprometido a ello, pero una vez más los principales emisores mundiales no están entre ellos. 

Aunque la Unión Europea sí va a lograr sin problemas el compromiso de reducir para 2020 el 20% de las emisiones de C02, no hay que olvidar que a nivel mundial las emisiones aumentaron en un 1,7% durante 2017 y en un 2,6% en 2018.

 

La mejor noticia de la Cumbre del Clima

Una de las mejores noticias que hemos tenido en esta Cumbre es el nacimiento de la “Alianza de Ambición Climática 2050”, formada por el grupo de los 70 países más implicados en la Cumbre (entre ellos España), 10 regiones (la única española es Cataluña), 102 ciudades (solo una española: Barcelona), 83 empresas (entre ellas, Acciona, Iberdrola y Telefónica), y 12 entidades inversoras que unirán esfuerzos para combatir el cambio climático y alcanzar la neutralidad climática en 2050. En realidad, esta Alianza ya venía meses trabajando bajo el liderazgo del presidente de Chile, Santiago Piñeiro, y que ahora se presenta oficialmente. 

Es una organización multilateral que tiene vocación de permanencia en el tiempo y, posiblemente, se pueda convertir en una de las plataformas más importantes de actuación contra el cambio climático y, lo más importante, de encuentro permanente entre gobiernos y empresas. Se puede consultar la lista completa de miembros de la Alianza en la web de la COP25.

Finalmente, también ha habido avances en tres de los mandatos previos a la Cumbre de Naciones Unidas, donde España ha estado implicada, relacionados con la llamada “Coalición de Impulsores Sociales y Políticos”, que contempla tres iniciativas diferentes: Clima y Aire Limpio, Transición Justa y Género, cuestiones clave en la consecución de la justicia climática.  Especialmente interesante resulta la primera Iniciativa, “Clima y Calidad del Aire”, que propone lograr para 2030 una calidad del aire saludable y la armonización de las políticas de lucha contra el cambio climático y la contaminación atmosférica.

 

“ No hay planeta b” 114 países del mundo participaron en la Marcha Mundial por el Clima

Este viernes jóvenes de más de mil ciudades de 114 países salieron a la calle para protestar ante la falta de acciones de los gobiernos en contra del cambio climático. 

Las protestas coordinadas por el movimiento Fridays For Future fueron respaldadas por la comunidad científica internacional y otras 300 organizaciones naturalistas, sociológicas e incluso políticas.

En España estas manifestaciones se llevaron a cabo al menos 50 ciudades y, aunque para muchos el reto era la participación de los ciudadanos, la asistencia ha sido mayoritaria. Según los organizadores 100.000 personas acudieron a la manifestación en Madrid, mientras que en Barcelona, Valencia y Zaragoza asistieron unas 20.000 respectivamente y en el resto de ciudades se contabilizaron entre 15.000 y 5.000 participantes. 

En todas ellas los mensajes fueron rotundos; en París y Roma las pancartas llevaban frases como “en 2050 ustedes ya no serán parte del planeta y nosotros sí”, “cambiar el sistema y no el clima”. 

 

Marcha por el clima París

Manifestantes de la Marcha Mundial por el clima  en París – Foto cortesía: Nuevo diario

 

Estudiantes de Alemania, Londres y Bruselas no fueron menos y gritaban que “el cambio climático es peor que los deberes”. 

 

marcha por el clima

Manifestantes de la Marcha Mundial por el clima  en Berlín – Foto cortesía: La Nación

 

En América desde México y hasta Argentina el movimiento que al principio parecía no tener mucho eco en la región cobró fuerza en los últimos meses tras los eventos ocurridos en el Amazonas principalmente entre Brasil y Bolivia. Se estima que participaron unas 500.000 personas y que su legado es el mismo “justicia para el planeta”. De hecho, muchos de los manifestantes en Madrid y otras ciudades europeas también portaban pancartas a favor del Amazonas.

Mostrar comentarios (0)