Estás en: ›› ›› ¿Cómo le está sentando al medio ambiente nuestro confinamiento a causa del coronavirus?

¿Cómo le está sentando al medio ambiente nuestro confinamiento a causa del coronavirus?

En 2007 se publicó el libro El mundo sin nosotros. Su autor, el periodista estadounidense Alan Weisman, explicaba qué pasaría si, repentinamente, la población mundial desaparecía. 

Con una sólida base científica, analizaba, capítulo a capítulo, qué sucedería con las infraestructuras como túneles o puentes, con los animales domésticos, con el arte o la industria. Todo ello con el mismo mínimo común múltiplo: una desaparición instantánea de todos nosotros, no debida ni a una guerra ni a una migración. Simplemente que toda la población se desvaneciera. Sin más. 

 

efectos del coronavirus en el medioambiente

Imagen vía: Freepik

 

Efectos del Coronavirus en el medio ambiente a corto y largo plazo

Estas semanas de confinamiento estamos viviendo los fragmentos del libro de Weisman: calles y monumentos sin gente, delfines muy cerca de la costa, jabalíes acercándose a los centros de las ciudades o patos paseándose por las avenidas. Y es que uno de los efectos del coronavirus en el medio ambiente más sonados, ha sido la reconquista del reino animal del hábitat natural del ser humano.

Aparte de estas imágenes y videos que se han viralizado, ¿qué otras repercusiones se están dando a nivel ambiental a causa del Covid-19?  

Desde el mundo científico, se analiza qué impactos va a tener, a nivel planetario, este receso de la actividad y los impactos que el coronavirus puede tener sobre el medio ambiente, el cambio climático y el CO2 , . “Las repercusiones ambientales a medio y a largo plazo serán muy limitadas”, explica Xavier Pastor, oceanógrafo y exdirector de Greenpeace España, Oceana Europa y GOB Mallorca, que diferencia entre los efectos a corto y a medio y a largo plazo.

“Durante estas semanas de parón evidentemente habrá una depuración momentánea de la atmósfera o una mejoría la calidad de las aguas marinas costeras. Habrá una serie de circunstancias como que los animales salvajes o semisalvajes ocupen lugares que hasta ahora no ocupaban porque estaban llenos de gente y ruido que los asustaban. Esto pasará durante este tiempo que estaremos confinados en casa. Sin embargo, una vez que se abran nuevamente las puertas y la gente salga en masa a la calle, poniendo en marcha vehículos, industria, emisiones o ruido, se volverá a la situación previa al confinamiento”, augura.

 

efectos del coronavirus - pajaro en la ciudad

Efectos del Coronavirus en el CO2 y el cambio climático

¿Y a nivel atmosférico? ¿Tendrá el coronavirus un impacto positivo atemperando los efectos del cambio climático? “Tenemos que pensar que son dos tipos de problemas ambientales diferentes: la contaminación atmosférica y el cambio climático”, diferencia Agustí Jansà, doctor en Ciencias Físicas, meteorólogo del Estado jubilado y exdelegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Illes Balears. 

La contaminación atmosférica es un problema local y transitorio: consiste en el aumento temporal de la concentración de contaminantes como dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2), partículas (PM10 – PM2,5), entre otras, todos ellos nocivos para la salud si se pasan ciertos umbrales.

“Antes de la crisis teníamos, con relativa alta frecuencia, altas concentraciones de dióxido de nitrógeno en zonas como Madrid, Barcelona, ​​incluso Valencia y sus entornos”, explica Jansà. Después de varias semanas de confinamiento, estas concentraciones han caído del orden del 60 %. Entre las causas, la reducción drástica el tráfico rodado o el parón de la industria, entre otras

“En cuanto al cambio climático, las escalas temporal y espacial son mucho mayores que las que condicionan la contaminación atmosférica. El cambio climático es un problema global, no local”, explica Jansà. 

 

efectos del coronavirus: contaminacion ambiental

Imagen vía: Freepik

 

Y es que la emergencia climática viene motivada por el aumento de concentración de los llamados gases de efecto en el conjunto del planeta y no localmente. “Los efectos climáticos no son locales, sino globales Un cambio local de concentración de dióxido de carbono (CO2) no modifica localmente el clima”, apunta Jansà. 

Por eso, la emergencia climática no se relaciona con cambios locales de concentración de gases de efecto invernadero en zonas de alta emisión, sino por cambios globales, midiendo las concentraciones de CO2 (y otros gases) en zonas limpias representativas, como Mauna Loa (Hawai). 

“La concentración de dióxido de carbono en Mauna Loa, por ejemplo, no ha notado ningún efecto del paro de actividad y emisiones que se supone que debe haber habido a escala mundial”, detalla. Si recurrimos a los datos publicados por la National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA, la concentración de CO2 en Mauna Loa ha sido de 415,65 ppm (partes por millón) el pasado 30 de marzo. La media de febrero de 2020 había sido de 414,11 ppm y la media de febrero de 2019 de 411,75.  

Por todo ello, “de momento no podemos pensar en ninguna repercusión climática. Más adelante, ya se verá si hay algún cambio no natural de concentración de CO2”, prosigue.Tendrán que esperar, por tanto, las valoraciones sobre el impacto ambiental real sobre el cambio climático y el CO2 debido al coronavirus. 

Según Xavier Pastor, el diagnóstico es idéntico, “a nivel mundial, esta parada no cambia cosas como el cambio climático, por ejemplo, que requeriría esta situación de parada para siempre para poderlo frenar”

Lo que nos quedará después de la crisis del Coronavirus

Después de estas semanas (o meses) de confinamiento y las consecuencias que acarreará tendrán un impacto, a diferentes niveles, en cada uno de nosotros. O no. “Todas las reflexiones e imágenes que la gente está captando probablemente queden en muy poco cuando termine el confinamiento. Habrá una minoría de gente que cambie con algunas cosas, pero no mucho”, reflexiona Pastor. 

Y resalta que “una de las cosas más interesante de vivir este episodio es ver que sí es posible parar. Que no pasa nada si la gente deja de circular con sus vehículos, que las compras se reduzcan. No sé si económicamente sería viable durante un periodo largo de tiempo pero no creo que haya grandes cambios cuando esto vuelva a antes del confinamiento”.

¿Cómo seremos cuando termine todo esto? “Probablemente seremos más sabios, habremos tenido la posibilidad de vivir durante un periodo de nuestra vida un tiempo que parece de ciencia ficción y veremos que la vida puede organizarse de otra manera, aunque soy un poco escéptico al respecto. No creo que haya mucha gente que siga apostando para vivir así. Hay que coger experiencias para poder dar la vuelta cómo vivimos y tratamos el planeta”, prosigue Xavier Pastor.

En la misma línea se expresa Agustí Jansà, “quisiera pensar que seremos más conscientes, de que habíamos llegado a unos niveles poco sostenibles de consumo, en particular si consideramos la movilidad. Y actuaremos en consecuencia. Pero no lo sé si será así, o si habrá un efecto rebote: el “me han tenido confinado, pues ahora me moveré sin parar”, es una posibilidad. Deberíamos haber aprendido que somos capaces de hacer un esfuerzo colectivo por un objetivo general, no particular y deberíamos haber aprendido, especialmente, de los que han dado incluso la vida para cuidar de los demás”, resume.

 

efectos del coronavirus en el medioambiente

Mostrar comentarios (0)