Estás en: ›› ›› La importancia de la energía hidráulica

La importancia de la energía hidráulica

¿Sabes cómo funciona la energía hidráulica y cuántos tipos de instalaciones hay? ¿Cuáles son las principales centrales hidroeléctricas del mundo y de España? ¿Qué ventajas y desafíos tiene esta energía? A estas y otras preguntas respondemos en este post.

 

Qué es la energía hidráulica y cómo funciona

La energía hidráulica o hidroeléctrica se genera al aprovechar las corrientes de los ríos o las caídas del agua embalsada. No hay que confundirla con otras maneras de utilizar el movimiento del agua para producir energía, como la mareomotriz (energía de las mareas) o la undimotriz (de las olas).

El uso de la energía potencial y cinética del agua tiene siglos de historia. Recordemos instalaciones antiguas como los molinos de harina o las ferrerías para la fabricación del hierro que aprovechaban el curso de los ríos como “motor” de su actividad. Ahora bien, fue a partir del siglo XIX cuando comenzaron a plantearse sistemas hidráulicos para producir energía como objetivo. Así, en 1880 se construía en Northumberland (Gran Bretaña) la primera central hidroeléctrica moderna.

 

primeras instalaciones de energia hidraulica

Imagen vía: Pixabay

 

En la actualidad, podemos encontrar varios tipos de instalaciones hidroeléctricas. Las centrales de agua fluyente aprovechan el caudal de un río. Como no tienen una gran capacidad energética, se las denomina también centrales minihidráulicas (poseen una potencia instalada menor a 10 MW). 

Por su parte, las centrales de regulación constan de una presa para provocar la caída del agua, un embalse donde se almacena el agua, y una central donde unas turbinas transforman el movimiento del agua en electricidad. Son las grandes instalaciones hidroeléctricas que todos tenemos en mente. Cuando son además capaces de bombear el agua a un embalse superior, para así poder acumular energía, se las denomina centrales reversibles o de bombeo.

La mayor central hidroeléctrica del mundo es la de las Tres Gargantas. Situada en la provincia china de Hubei, aprovecha el agua del río Yangtsé y cuenta con una potencia instalada de 22.500 MW. Por su parte, la mayor central hidráulica de bombeo se encuentra en Estados Unidos. Se trata de la central de Bath, en el condado de dicho nombre, en el estado de Virginia. Al considerarse como un sistema de almacenamiento energético, se la conoce como la “batería más grande del mundo”, con una capacidad de generación de 3.003 MW.

 

En este vídeo de El Periódico de la Energía se pueden ver a las 10 centrales hidroeléctricas más grandes del mundo:

 

Energía hidráulica en España

La energía hidráulica en España tiene también una larga trayectoria. Las instalaciones minihidráulicas fueron la principal fuente de generación eléctrica en nuestro país entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, como recuerda APPA, la asociación de empresas de energías renovables. 

En la actualidad, las centrales hidroeléctricas son una importante fuente de energía renovable en España. Durante los cinco primeros meses de 2020, el 15,4% del total de la generación de energía correspondió a la hidráulica, según los datos de Red Eléctrica de España (REE). Cataluña, Galicia y Castilla y León son las comunidades autónomas con la mayor potencia hidroeléctrica instalada. 

La central de Adeadávila, a 7 kilómetros de la localidad de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca), es la mayor infraestructura hidráulica de España. Posee dos centrales, con una potencia total de casi 1.243 MW. Por su parte, el complejo de Cortes-La Muela, ubicado en Cortes de Pallás (Valencia), se considera la mayor central hidroeléctrica de bombeo de España (y de Europa), con una potencia instalada de 1.722 MW. En este vídeo de sus responsables, la empresa Iberdrola, se puede ver dicha central y sus principales características:

 

 

Qué ventajas y desafíos tiene la energía hidráulica

La energía hidráulica se considera una fuente renovable porque aprovecha el recurso cíclico del agua, ya sea en las corrientes de los ríos o en los saltos de agua. Como sistema energético posee varias ventajas:

  1. Rentabilidad: Aunque son infraestructuras que requieren una alta inversión para ponerse en marcha, su larga vida útil y sus bajos costes de explotación posteriores le convierten en un sistema rentable de producir electricidad.
  2. Sostenibilidad: No produce residuos contaminantes ni emisiones de gases de efecto invernadero.
  3. Reduce la dependencia energética del exterior: En el caso de España, que depende en gran medida de los combustibles fósiles de otros países, es un valioso recurso. 
  4. Adaptable: Como se trata de un sistema estable que puede gestionar el agua embalsada, puede adaptarse mejor a las necesidades del sistema energético, como cuando hay un pico en la demanda.

 

Imagen vía: Pixabay

Por otra parte, la energía hidroeléctrica posee también varias desventajas o desafíos:

  1. Altera la vida de los ecosistemas y de los espacios rurales: La construcción de presas, embalses o la modificación de las condiciones de los ríos afecta a las especies que viven en el entorno, así como a los habitantes de la zona.
  2. No se pueden construir en cualquier lugar: Son instalaciones que requieren unas determinadas condiciones naturales para poderse construir.
  3. Las sequías pueden afectarle: Si bien utilizan un recurso renovable como el agua, la escasez de este elemento en épocas de sequía condiciona su funcionamiento.

Mostrar comentarios (0)