Estás en: ›› ›› Reciclaje de vidrio, el círculo perfecto

Reciclaje de vidrio, el círculo perfecto

El vidrio tiene infinitas vidas. Se recicla al 100%, de una botella sale otra exactamente igual. Este material puede reciclarse indefinidamente sin perder su propiedad y calidad original.

En esta infografía podemos ver como el reciclaje de vidrio traza un círculo perfecto, que convierte esta cadena del reciclado en un ejemplo de economía circular. ¡Descúbrelo a continuación!

 

ECOVIDRIO_INFOGRAFIA_CADENA_RECICLADO_VIDRIO

 

  1. La cadena de reciclaje no puede activarse sin la colaboración de los ciudadanos y profesionales de la hostelería.

    Si analizamos el compromiso de la sociedad española, el 78% declara separar siempre el vidrio en sus hogares. En el caso de la hostelería, la importancia del reciclado de vidrio en este sector es vital, pues es de bares, restaurantes y hoteles de donde proceden el 48% de los envases de vidrio de un solo uso.

 

  1. Una vez ciudadanos y hosteleros depositan el vidrio en los más de 200.000 contenedores verdes repartidos por todo el país, se recoge todo el vidrio para transportarlo a las plantas de tratamiento.

    No hay excusas para no reciclar, puesto que existe un contenedor por cada 230 habitantes de media, uno de las mejores ratios de contenerización de Europa.

 

  1. En las plantas de tratamiento se separan los envases de vidrio, limpian y trituran en pequeños fragmentos dando como resultado el calcín, la materia prima para producir nuevos envases de vidrio.

 

  1. El siguiente paso tiene lugar en la fábrica de envases.

    El calcín se funde en el horno a una temperatura inferior a la que necesitarían las materias primas como la arena, sosa y caliza. Así, el reciclaje de vidrio evita las emisiones de CO2 a la atmósfera y reduce el volumen de residuos en los vertederos. Reciclar vidrio es preservar la naturaleza y luchar contra el cambio climático.

 

  1. Las compañías envasadoras que financian el sistema de reciclado con su aportación a través del punto verde, rellenan con sus productos los nuevos envases para su posterior comercialización.

    De ahí pasan a los comercios y establecimientos hosteleros y de nuevo a los hogares.

 

 

Y así infinitas veces, y así, infinitas vidas.

 

 

Mostrar comentarios (0)