Estás en: ›› ›› Obsolescencia programada: ¿Cuál es la fecha de caducidad de tus dispositivos electrónicos?

Obsolescencia programada: ¿Cuál es la fecha de caducidad de tus dispositivos electrónicos?

Ya hemos dejado atrás una de las navidades más anómalas que recordamos y encaramos un nuevo año lleno de optimismo y buenos propósitos.

Pese a que la Covid 19 nos lo ha puesto difícil, en estas fechas se han abierto miles de regalos llegados para satisfacer los deseos de niños y adultos. La tecnología siempre es uno de los regalos estrella de la Navidad (y más en estos tiempos de teletrabajo y formación online) por lo que, en estas fiestas, miles de tablets, smartphones, ordenadores y demás dispositivos electrónicos han llegado a nuestros hogares bajo el papel de regalo.

De la misma manera se produce un efecto contrario. Todos los años, nuestros viejos dispositivos (la mayoría aún funcionales) acaban relegados a un cajón o son eliminados tras ser sustituidos por una versión renovada del mismo. Si deseas saber qué es la obsolescencia programada y cuál es la fecha de caducidad de nuestros dispositivos electrónicos, te lo contamos en este post. 

obsolescencia programada qué es: móviles en desuso

Caja con móviles en desuso.      Fuente: tecnoandroid.it

¿Qué es lo que nos mueve a renovar continuamente nuestros dispositivos?

De manera simplificada podemos decir que, a la hora de desechar un producto, los consumidores nos enfrentamos a dos motivaciones:

Una de ellas está relacionada con un fallo técnico en el producto que hace que deje de funcionar, creando la necesidad de adquirir uno nuevo (rotura de piezas, fallo en la batería, problemas de software…). 

La otra se basa en la percepción que tiene el usuario sobre la llegada al fin de vida del producto, aun cuando éste sigue funcionando correctamente (arañazos, aparición de modelos con nuevos diseños, etc.). 

Lamentablemente, muchos de estos fallos están marcados por el propio fabricante en una práctica que conocemos como obsolescencia programada.

Obsolescencia programada: qué es

Se puede considerar como la reducción deliberada de la vida útil de un producto para incrementar su frecuencia de reemplazo. Los fabricantes, durante la fase de diseño, calculan la vida útil de sus productos para que, tras un periodo determinado de tiempo, se queden obsoletos, no funcionales o inservibles. De esta manera, se aseguran de que los usuarios vuelvan a comprar su producto y que el negocio continúe.

Entre las prácticas más comunes de obsolescencia programada, está la de encarecer el precio de los recambios o eliminarlos del mercado para evitar las reparaciones y forzar a la recompra. 

Según el Eurobarómetro, el 77 % de los ciudadanos de la Unión Europea preferiría reparar sus dispositivos en vez de reemplazarlos, sin embargo, en la mayoría de los casos esta opción no es posible. 

Todos hemos escuchado en más de una ocasión la frase “te sale mejor comprar una nueva que repararla”. Dentro de este contexto, hemos aceptado como algo normal el hecho de prescindir un producto cuando ya no cumple con nuestras expectativas. 

Esta estrategia empresarial, basada en un modelo lineal (producir, usar y tirar), no solo afecta al bolsillo del consumidor, sino que supone un grave problema para el medioambiente

La fabricación de nuevos dispositivos requiere la extracción de materias primas (muchas de ellas consideradas materias primas fundamentales) y el consumo de energía que se podría haber evitado. 

Del mismo modo, en contra del principio de prevención de residuos, se producen cientos de toneladas de desechos de productos todavía funcionales o susceptibles de reparación.

Según el informe The Global E-waste Monitor 2020, en 2019 en España se generaron 888 toneladas de residuos electrónicos (19 kg/hab) de las cuales solo se recicló un 42 %. 

tipos de obsolescencia programada

Esquema simplificado de los tipos de obsolescencia programada.     Fuente: elaboración propia.

Europa da los primeros pasos

Desde la Comisión Europea se apuesta por alargar la vida de los productos dentro de un modelo de economía circular, basado en la reintroducción de los residuos en los procesos productivos como materias primas. El objetivo es claro, alcanzar la neutralidad en Carbono en 2050.

Para abordar el desafío de la lucha contra la obsolescencia programada, especialmente en el sector electrónico, el Plan de Acción para la Economía Circular incluye medidas para establecer un “derecho a la reparación”, impulsando a las empresas a ofrecer productos reutilizables, duraderos y reparables que sean fácilmente identificables por los consumidores.

El pasado 25 de noviembre el Parlamento Europeo votó a favor de un texto, que pide a la Comisión Europea articular una serie de medidas legales con el fin de acabar con los “dispositivos de un solo uso”. 

De esta manera, “La Comisión propondrá una legislación sobre política de productos sostenibles para garantizar que los productos comercializados en el mercado de la UE estén diseñados para durar más tiempo, sean más fáciles de reutilizar, reparar y reciclar e incorporar la mayor cantidad posible de material reciclado en lugar de materia prima primaria. Se restringirá el uso único, se abordará la obsolescencia prematura y se prohibirá la destrucción de bienes duraderos no vendidos”.

Francia se adelanta 

El país vecino estrena 2021 con un índice de reparación para sus productos. Consiste en un etiquetado con una puntuación (0-10) que representa la reparabilidad del dispositivo.

De esta forma, el cliente cuenta con la información necesaria para poder escoger un producto que sea fácil de reparar llegado el momento.

Los primeros dispositivos en contar con este etiquetado en Francia han sido los teléfonos móviles, ordenadores portátiles, televisores, lavadoras y máquinas cortacésped.

índice de reparabilidad de los productos

Ejemplos de etiqueta de índice de reparabilidad del producto.     Fuente: indicereparabilite.fr

 

El debate en torno a la vida útil de los productos se ha incrementado en los últimos años entre los consumidores, pero por el momento en nuestro país no hay ninguna ley contra la obsolescencia programada. España es uno de los países con mayor tasa de smartphone por habitante por lo que, si queremos dejar de acumular aparatos electrónicos, deberíamos plantear iniciativas similares a las que proponen nuestros socios europeos.

Mostrar comentarios (0)