Estás en: ›› ›› Qué es la ecoansiedad y la solastalgia y cómo podemos hacerles frente

Qué es la ecoansiedad y la solastalgia y cómo podemos hacerles frente

Si lo pasas fatal por la destrucción de la naturaleza o la crisis climática puede que sufras ecoansiedad o solastalgia. En este artículo te contamos qué son y cómo puedes mejorar no solo tú, sino de paso el medio ambiente.

Qué es la ecoansiedad

Tener pesadillas o dificultad para conciliar el sueño, padecer sentimientos de miedo o culpa, sufrir trastornos alimenticios, todo ello causado por la situación de destrucción medioambiental o de crisis climática. Son algunos de los síntomas que algunas personas, sobre todo jóvenes, sufren cada vez más, y que empieza a conocerse como “ecoansiedad” o “ecoangustia”. El ejemplo más paradigmático sería Greta Thunbergque comenzó sus reivindicaciones de “Fridays For Future”. en respuesta precisamente a esa inquietud que le suponía el cambio climático.

Las redes sociales, y los medios de comunicación, estarían contribuyendo a diseminar esa visión catastrofista de la realidad y a acentuar la “ecoansiedad” entre la población.

No obstante, se trata de un concepto que no reconoce la comunidad científica, al menos aún. La referencia mundial en la materia, el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales de la Sociedad Estadounidense de Psiquiatría, no recoge ningún diagnóstico para la “ecoansiedad”. Ahora bien, un informe de 2017 de la Asociación Psicológica de Estados Unidos, la definió como “un miedo crónico a la destrucción medioambiental”.

Oskar Pineño, doctor en Psicología de la Universidad Hofstra de Nueva York, e interesado en los temas ambientales, señala que “el término ecoansiedad desafortunadamente sigue siendo un fenómeno marginal asociado con la nueva generación. Sin embargo, ansiedad es ansiedad, independientemente del evento que la genera. Una vez se evoca una respuesta de ansiedad, se siente igual”.

Solastalgia, la psicopatología por la destrucción ambiental

La destrucción del medio ambiente puede generar diversos problemas psicopatológicos a los distintos profesionales que trabajan en contacto directo con la naturaleza, como recuerda José Antonio Corraliza, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y experto en Psicología Social Ambiental: “Está muy documentado. Tienen datos muy precisos y ven que no se hace nada. Viven experiencias de riesgo que pueden poner en peligro su salud mental”.

En este caso, Corraliza explica que se trata de “solastalgia”: “Es un término más asentado que forma parte de un conjunto de las patologías psico-terráticas, relacionadas con el impacto emocional de la degradación del medio ambiente. Es muy típico en cualquier incendio forestal, o con la sequía que altera el entorno. Está relacionado con la gestión del duelo ante una pérdida. Nuestra identidad está unida a los lugares, y si se degradan, también perdemos parte de nuestra identidad”.

Cómo podemos hacer frente a la ecoansiedad y la solastalgia

Los expertos y las personas que sufren ecoansiedad y solastalgia señalan los siguientes consejos para hacerles frente:

Realizar todas las acciones ecológicas que estén en nuestra mano: Reducir, Reutilizar y Reciclar; utilizar más el transporte público, la bicicleta y andar y menos el coche o el avión; mejorar nuestro consumo energético y utilizar fuentes renovables; proteger los espacios naturales; comer menos y mejor …

No sentirse avergonzado o agobiado: Si asumimos una vida más verde pero no cumplimos por completo nuestros objetivos, no debemos sentirnos mal. Debemos pensar en lo que se consigue. Cada acción, por pequeña que parezca, cuenta.

Motivarnos y motivar: Podemos hacer más de lo que pensamos, pero hay que ponerse a ello. No tenemos que esperar que otros lo hagan. Hay que centrarse en lo que nos motiva, nos hace sentirnos bien, por nosotros, por los demás y por el medio ambiente. Asimismo, contar a las personas de nuestro entorno nuestras experiencias y nuestros avances nos hace sentir mejor y contribuye a que más personas se involucren.

Actuar y hablar con otras personas: No podemos llegar a donde queremos solo a través de la acción individual. Trabajar con otras personas sirve no solo para presionar a gobiernos y empresas y conseguir más resultados, sino también para sentirnos mejor, sentirnos arropados dentro de un grupo (no estamos solos), hablar de nuestros sentimientos, nuestras frustraciones, nuestros logros… Aprovechar la energía de cambio que ha generado el fenómeno “Greta”.

Más educación ambiental y alimentar la esperanza: Hay que lanzar mensajes claros y positivos y proponer soluciones reales, locales y comunitarias, para hacer lo que esté en nuestra mano. Los esfuerzos por lograr un planeta mejor tienen sus frutos (cada vez reciclamos más, las energías renovables crecen en todo el mundo, cada vez usamos más la bicicleta, la capa de ozono se recupera, los espacios naturales protegidos aumentan en todo el mundo, especies en peligro de extinción como el lince ibérico se recuperan…).

¿Padeces o has padecido alguna vez ecoansiedad o solastalgia? ¿Qué haces para hacerles frente? ¡Cuéntanoslo!

Mostrar comentarios (0)